Hemorragia activa de várices esofagogástricas

Más que una simple idea, es un Sueño.

Hemorragia activa de várices esofagogástricas

Hemorragia digestiva alta.

Se considera como hemorragia del tubo digestivo alto (HTDA) la ruptura de un vaso sanguíneo de dicho tubo, con la consecuente expulsión de sangre proveniente de la faringe hasta el ángulo de Treitz; por debajo de éste se le denomina hemorragia de tubo digestivo baja (HTDB).

En la hemorragia aguda se observa que las manifestaciones clínicas del paciente dependen de la pérdida sanguínea. Si el paciente pierde 500 ml de sangre, prácticamente no hay manifestaciones; si la pérdida está en un rango de 1000 ml a 1500 ml, el paciente manifiesta síntomas de choque (palidez, taquicardia, hipotensión, diaforesis, hipotermia), y cuando es de 2000 ml o más se presenta un cuadro de choque severo, con pulso filiforme, angustia y alta posibilidad de muerte.

Como en todos los padecimientos, una historia clínica completa es de gran utilidad. Los exámenes de laboratorio antes mencionados (y sobre todo el estudio endoscópico) aportarán cerca de 90% del diagnóstico etiológico, y en casos especiales habrá que apoyarse en estudios angiográficos, gammagrafía, enteroscopia y cápsula endoscópica.

Diversos estudios han demostrado la utilidad de esta clasificación para definir grupos con diferentes riesgos de resangrado y mortalidad, e incluso se ha ampliado su uso, por una parte a otras etiologías no pépticas/no variceales y por otra, a definiciones de riesgo de resangrado posterior al tratamiento endoscópico.

Hemorragia variceal

Las varices esofagogástricas son resultado de la hipertensión portal, la cual en la mayoría de los casos es provocada por cirrosis hepática, padecimiento frecuente en el medio mexicano debido sobre todo al alcoholismo, y en segundo término por ser un problema viral.

Si la presión portal se eleva a más de 10 mmHg, se está ante un cuadro de hipertensión portal, y si llega a 12 mmHg además de varices esofágicas habrá ascitis.

El sitio de rotura más frecuente es la unión esofagogástrica, pues en esta zona la pared vascular es más delgada, aunado al tamaño de las varices, lo cual facilita la aparición de hemorragia. En la actualidad existen diversas clasificaciones de varices; las más utilizadas son las de Baveno y de Dagradi.

Referencia:


Francis, Juan M., et al. Gastroenterología. México D.F. (México: McGraw-Hill, 2012.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *