Leucemias | ENARM

Más que una simple idea, es un Sueño.

Leucemias | ENARM

LEUCEMIAS

La leucemia aguda es el padecimiento más frecuente en pediatría, no solo México, sino en todo el mundo. Es un trastorno genético de las células hematopoyéticas. La característica principal de este padecimiento, es la proliferación de la célula más primitiva de la medula ósea, que puede ser desde la más indiferenciada hasta el mayor grado de diferenciación, proviene tanto de linfocitos B como T. Las leucemias crónicas son mucho más comunes en los adultos que en los niños. Suelen crecer más lentamente que las leucemias agudas, aunque también son más difíciles de curar. Las leucemias crónicas también se pueden dividir en dos tipos.

SALUD PUBLICA

En el niño existen varios tipos de leucemias siendo la más frecuente leucemia aguda linfoblastica (LAL), comprende más de 65% de los casos, le sigue la leucemia mieloblastica aguda (LAM) en un 25% frecuencia (es la responsable del 30% de las muertes por leucemia en la edad pediátrica) y la leucemia granulocitica crónica en menos de 5% de los casos. Se estima alrededor de 1 caso por 2880 niños sanos, en pacientes con síndrome de Down la frecuencia es de 1 en 95 casos. La OMS señala que en México es más frecuente en el sexo femenino. El pico máximo de frecuencia es el alrededor de los 3-5 años de edad.

PATOGENIA

La etiología de esta enfermedad es desconocida, existen factores predisponentes como: radiación (in útero, con las placas simples de radiografía), anomalías cromosómicas (Sx. Bloom, anemia de Fanconi, Sx de Down), otras entidades (Sx. de Poland, de Rubistein-Taybi, neurofibromatosis), fármacos (cloranfenicol, agentes citotoxicos), insecticidas, la frecuencia de leucemia aguda es mayor en los familiares de pacientes con LA. Las células leucémicas se pueden reproducir rápidamente, y puede que no mueran cuando deberían hacerlo, sino que sobreviven y se acumulan en la médula ósea, desplazando a las células normales. Un tipo común de anomalía del ADN que pueden dar lugar a la leucemia se conoce como translocación cromosómica.

El ADN humano está empacado en 23 pares de cromosomas. En una translocación, el ADN de un cromosoma se desprende y se une a un cromosoma diferente. El punto en el cromosoma donde ocurre el desprendimiento puede afectar los oncogenes o los genes supresores de tumores. Por ejemplo, una translocación vista en casi todos los casos de leucemia mieloide crónica (CML) infantil y en algunos casos de leucemia linfocítica aguda (ALL) infantil es el intercambio de ADN entre los cromosomas 9 y 22, lo que conduce a lo que se conoce como cromosoma Philadelphia. Esto crea un oncogén conocido como BCR-ABL. También se han descubierto en leucemias infantiles muchos otros cambios en cromosomas o en genes específicos. Algunos niños heredan mutaciones del ADN de uno de sus padres que pueden aumentar su riesgo de desarrollar cáncer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *