Reparación de hernia femoral

La hernia femoral o crural se produce por un defecto en la fascia transversalis por debajo de la cintilla iliopubiana de Thompson, en uno de los puntos débiles del orificio musculopectíneo, no cubierto por estructuras musculares, tendinosas o aponeuróticas, exteriorizándose el saco herniario en la región femoral. Este tipo de hernia se caracteriza a menudo por dolor localizado por debajo de la región inguinal más que por la presencia de un bulto, lo que puede dificultar su diagnóstico principalmente en pacientes adultos o en mujeres obesas.

La incidencia de la hernia crural es de 5 a 7 % con respecto a todas. Afecta a las mujeres, sobre todo a las que tuvieron embarazo. La estrangulación es la complicación más frecuente, incluso más que en las hernias inguinales, 6 a 8 veces más frecuentes. Reportándose entre 20 a 40 % de incidencia entre las hernias crurales y la mayor parte con hernia de Ritcher. Es más frecuente en el sexo femenino, 9 a 1 entre los 30 y 60 años.

Se consideran factores predisponentes del desarrollo herniario, factores generales, como la edad, falta de ejercicio físico, embarazos múltiples, cirugías previas y reposo en cama, y todas aquellas circunstancias en las que aumenta la presión intraabdominal, como la obesidad, la enfermedad pulmonar crónica con tos recurrente y el estreñimiento y el prostatismo, por la necesidad de realizar esfuerzos para la defecación o micción.