Versión cefálica externa

Más que una simple idea, es un Sueño.

Versión cefálica externa

 

VERSIÓN

La versión es un procedimiento en el cual la presentación fetal se modifica por medio de manipulación física, sea al cambiar un polo de la presentación en situación longitudinal por el otro, o de una situación oblicua o transversa hacia una longitudinal.

Según que la cabeza o la pelvis sea la presentación final, el procedimiento recibe el nombre versión cefálica o podálica, respectivamente. En la versión externa, las manipulaciones se hacen de manera exclusiva a través de la pared abdominal. En la versión interna, se llevan a cabo dentro de la cavidad uterina.

En Estados Unidos, Van Dorsten et al. (1981) renovaron el interés por el procedimiento y el American College of Obstetricians and Gynecologists (2006) recomienda ofrecer e intentar la versión siempre que sea posible. La tasa de éxito de la versión cefálica externa varía entre 35 y 86%, con un promedio de 58% (American College of Obstetricians and Gynecologists, 2000). En su revisión de 25 informes hasta 1991, Zhang et al. (1993) comunicaron una tasa promedio de buenos resultados de 65%. Es más, observaron que después de una versión exitosa casi todos los fetos se mantenían en presentación cefálica.

Es interesante que varios informes sugieren que después de la versión exitosa, el riesgo de cesárea no retorna por completo al basal institucional para las presentaciones de vértice y que las distocias, las presentaciones anómalas y las características desalentadoras de la frecuencia cardiaca fetal pueden ser más frecuentes después de una versión con buenos resultados (Chan et al., 2004; Vézina et al., 2004). Asimismo, la falla no siempre es absoluta. Ben-Meir et al. (2007) publicaron una tasa de versiones espontáneas de 7% entre 226 versiones fallidas (2% entre nulíparas y 13% en multíparas).

Indicaciones

En general, cuando se reconoce una presentación pélvica antes del trabajo de parto en una mujer que alcanzó las 36 semanas de gestación, debe considerarse la versión cefálica externa. Antes de esto, la frecuencia de recurrencias era relativamente elevada. Sin embargo, después de las 36 semanas, la posibilidad de versión espontánea es baja (Hickok et al., 1992; Westgren et al., 1985). Es más, si la versión origina la necesidad de parto inmediato, en general las complicaciones del parto pretérmino yatrógeno no son graves.

La versión está contraindicada si el parto vaginal no constituye una opción. Son ejemplos la presencia de placenta previa y un estado fetal desalentador. La presencia de una incisión uterina previa constituye una contraindicación relativa, si bien en estudios pequeños la versión externa no se vinculó con rotura uterina en mujeres que tenían antecedente de cesárea (Abenhaim, 2009; Flamm, 1991; Sela, 2009 et al.). En la University of Alabama en Birmingham, las decisiones que se toman en cuanto a la versión en mujeres con antecedente de cesárea se individualizan. En el Parkland Hospital, la versión externa no se intenta en estas pacientes. Es obvio que se necesitan más estudios para caracterizar mejor los riesgos y los beneficios.

Factores relacionados con la versión exitosa

Se conocen diversos factores que mejoran o reducen la probabilidad de una versión correcta. La cantidad de partos previos y el mayor índice de líquido amniótico son factores que se relacionan con los buenos resultados (Boucher, 2003; Hutton, 2008; Kok, 2008;

Zhang, 1993 et al.). Kok et al. (2009) observaron mayor tasa de éxito en aquéllas con placenta posterior y posición pélvica completa.

Asimismo, diversos factores pronostican una versión fallida. Lau et al. (1997) identificaron tres de ellos: (1) encajamiento de la parte que se presenta; (2) dificultad para la palpación de la cabeza fetal, y (3) tensión uterina a la palpación. En presencia de los tres, no hubo éxito; con dos, los buenos resultados fueron ,20% y, sin embargo, cuando no había alguno la tasa de éxito fue de 94%. En el análisis secundario de un estudio con asignación al azar que comprendía a 178 mujeres sometidas a una versión, Hutton et al. (2008) informaron que la presentación libre mejora la tasa de buenos resultados. Ellos recomiendan considerar la posibilidad de intentar una versión antes del encajamiento, esto es, en una etapa más temprana del embarazo. Otros factores que facilitan la versión fallida comprenden obesidad materna, placenta anterior, dilatación de cuello uterino y posición anterior o posterior de la columna fetal (Fortunato et al., 1988; Newman et al., 1993).

Factores relacionados con la versión exitosa

Factores relacionados con la versión exitosa

Posición transversa

Las pacientes cuyo feto tiene una situación transversa suelen excluirse de los análisis de la versión de la presentación pélvica porque la tasa total de éxito alcanza el 90% (Newman et al., 1993).

Técnica

La versión cefálica externa debe llevarse a cabo en una zona del hospital con fácil acceso a un servicio equipado para hacer cesáreas de urgencia (American College of Obstetricians and Gynecologists, 2000). Se efectúa un estudio ecográfico para confirmar la presentación diferente a la de vértice y lo adecuado del volumen del líquido amniótico, así como para descartar anomalías fetales obvias si no se realizó antes e identificar la localización placentaria. Se lleva a cabo vigilancia externa con medios electrónicos con el propósito de valorar la reactividad de la frecuencia cardiaca fetal. Se administra inmunoglobulina D cuando ésta se encuentra indicada.

A. Se ejerce presión en el sentido de las manecillas del reloj contra los polos fetales. B. La versión concluye cuando la cabeza se siente sobre la sínfisis del pubis durante la maniobra de Leopold.

A. Se ejerce presión en el sentido de las manecillas del reloj contra los polos fetales. B. La versión concluye cuando la cabeza se siente sobre la sínfisis del pubis durante la maniobra de Leopold.

Suele intentarse primero un giro hacia adelante del feto, cada mano del médico sujeta uno de los polos fetales y se elevan las nalgas respecto de la pelvis materna para conseguir un desplazamiento lateral. Después éstas se guían suavemente hacia el fondo en tanto la cabeza se dirige a la pelvis. Si el movimiento hacia adelante no tiene buenos resultados, se intenta un giro hacia atrás. Los intentos de versión se interrumpen en presencia de molestias excesivas, anomalías persistentes de la frecuencia cardiaca fetal o múltiples tentativas fallidas. Se repite la prueba sin estrés después de la versión hasta obtener un resultado normal.

Referencia

Williams, J., Leveno, K., Cunningham, F. and Bloom, S. (2011). Williams obstetricia. México, D.F.: McGraw-Hill Interamericana, pp.539-541.

Fuente original de vídeo

https://youtu.be/rP3UGIiPMek

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *